Skip to content

Emergencia bancaria

11/12/2011

Emergencia bancaria

El País, Laboratorio de ideas, 11 de diciembre de 2011

One Comment leave one →
  1. 16/12/2011 4:07 am

    La verdad es que la magnitud de acontencimientos y noticias parciales que brotan estos días desde Europa, dejan poco lugar al optimismo.
    Vayamos por parte.
    Banco malo: esto, eufemismos aparte, significa un nuevo rescate bancario dado que en los bancos españoles, que aportaron, y digo bien, apostaron por la burbuja inmobiliaria creando a su vez un nueva financiera, se encuentran ahora con activos tóxicos, basura en realidad, de pisos invendibles, solares, obra nueva… Un montón de ladrillo que no tiene ni de lejos, una valoración adecuada en los nalances bancario. Es decir: se valoran a precios que el verdadero mercado, ése de la demanda sin manipula no demanda, considera valor cero. Y este valor cero viene porque ni hay demanda debido al paro, ni la hay tampoco porque además de ser una oferta inmobiliaria sobrevalorada, no existen compradores y menos aún personas a quienes por su precaria situación laobral, no pueden ni siquiera plantearse pedir un crédito bancario. Los bancos están llenos de tóxicos que quieren colocar al estado y éste vuelva a asumirlos como deuda soberana.
    En definitiva, un auténtico toco-mocho que de producirse nos haría a los contribuyentes más deudores soberanos. Es decir, los bancos quieren liberarse de sus malas inversiones y las coloca al estado, con un coste inasumible. La deuda, que ni es soberana ni deuda, subiría a unos niveles insoportables por el estado, Eso sí, los bancos se limpiarían y quedarían libres de seguir consiguiendo dinero del BVCE al 1 por ciento, y en lugar de sanearse, volverían a apostar por comprar deuda soberana y a exigir su pago mediante recortes y más recortes sociales que anulan la capacidad de compra del ciudadano. O sea, que no podrían consumir; con lo cual nos metemos en más deuda sin que haya consumo-crecimiento, y de ahí más paro porque si las empresas no venden no pueden fabricar para el almacen,
    Aberrante plantearlo siquiera. Aberrante y cargado de maldad. Vale deuda soberana para comprar todos los activos malos de los bancos por el estado, que tendría que iir a más endeudamiento y para pagarlo, más recortes que dejan menos masa monetaria para el consumo. La pesacadilla que se muerde la cola.
    Sin embargo, a la hora de mantener el estado de bienestar se plantean problemas.
    Es algo inaceptable. Se saca a los bancos con dinero de todos y ese dinero que se les da supone menos sanidad, educación, servicios sociales.
    Se deja al estado inerme, enduedado y sin poder hacer frente a sus compromisos porque ha subvencionado un banco malo.
    increíble.
    Y eso suponiendo que las entidades bancarias recuperaran la confianza “en ellas”. La confianza no se tiene en el país, sino en sus instituciones fiunancieras que se apuntaron al boom inmobiliario y ahora se niegan a perder a costa de la ciudadanía. Intolerable. Banco de Valencia y CAM, absoultamente intolerable.
    Se desvía el foco de atención en los responsables, los bancos y sus filiales en la sombra, hacia el ciduadano que “ha vivido por encima de sus posibilidades”.
    Es todo de una indecencia tal.
    Sencillamente, al austeridad no funciona. Desde mayo de 2010 ahora, el resultado de esta política de cargar a los ciudadanos con las deudas de la banca, es más paro, más recortes, y menos consumo. Recesión.
    Y persisten en esta política llevándose de paso derechos sociales y laborales del estado del bienestar, producto de un pacto entre el capital y el trabajo después de la segunda guerra mundial, por el que el primero se comprometía a sostener esta eocnomía del bienestar.
    Segundo. Miseria y más miseria. El dinero de los ciudadanos a los bancos para hacer fluir ¿qué crédito? Después del primer rescate, no fluyó nada. Y ahora, las empresas, incluidas las alemanas, necesitan más que nada clientes; imposible porque no tienen dinero para comprar.
    Esta es la “Teoría de shock”: los trabajadores, antes situaciones de paro indefinido, perderían todos sus derechos por obtener, pongo por caso, minijobs, que no san ni para vivir con una mínima dignidad. Pero el empresario, aquí sí no como en el ladrillo, aplica la ley de la oferta y la demanda y como no hay oferta, a tragar con lo que te den. Diferencia sustancial cuando se niegan a poner a precio real sus balances ladrilleros. Ahí no admiten la ley de oferta y demanda y quieren anotarlos al precio que les de la gana, o venderlos al estado.
    ¿A quién quieren engañar?
    Cinco millones de parados, la brecha más grande creada en estos treinta años entre ricos y pobres, no admiten más sinvergonzonerías.
    Los bancos, conociéndose como se conocen, no se prestan porque no se tienen confianza entre ellos.
    ¿Qué burra nos venden?
    ¿Minijobs?
    No se puede cuadrar una economía financiera virtual, que supera por muchos miles la economía productiva.
    Esto es imposible.
    Y hay que decir ya que no se paga lo que ni siquiera existe. Ni eurobonos ni nada. La banca ha perdido, que apechuge.
    No a los euroavales que den carta de realidad a una eocnomía de casino.
    Además, ellos saben que no pueden cobrar porque no hay PIB mundial que respalde saus balances.
    Se acabó. Y cuanto antes se diga que no se paga, antes avanzaremos. Lo demás es cuadrar lo imposible.
    Ni se paga ni se emiten eurobonos.
    Y el dinero que venga de los paraísos fiscales, que es donde está la única liquidez. Es intolerable que se le venda a la banca barra libre de dinero al 1 por ciento, para que acxto seguido, en vez de sanear balances, compren dedudas de los países del sur al seis por ciento.
    No se paga y se obliga a volver a todo el dinero, que es ahí donde está, en los paraisos fiscales so pena de anular su valor. Obama parece bien dispuesto a colaborar. La Merkel a llevarnos al matadero. No hay más que ver a lo que han conducido sus políticas.
    Y esto es algo ya visto, en la decada de los 20-30, con la insistente política de ajustar el patrón oro a la moneda, con los resultados que todos, algunos olvidan la historia, conocemos: la gran depresión.
    No se paga porque no hay PIB que respalde. Lo demás son torturar a los ciudadanos, pequeñas y medianas empresas, y entregarnos de pies y manos al gran capital.
    No hay otra solución. No se paga, como en Islandia, como en Argentina. Y que el capital financiero asuma que se ha pasado no cien pueblo, la humanidad entera. Y hay que plantar cara.
    La confianza perdida es la de los bancos en ellos mismos y las deudas suben ante lo que saben, esos mercados, que es imposible cobrar porque no hay riqueza.
    Parafraseo a Federico Mayor Zaragoza, y digo con el que «Es tiempo de alzarse»
    Ya está bien de zarandajas y de incompetentes. No hay más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: